Asocian tabaquismo con cáncer de piel

La Comisión Especial de Servicios Preventivos de Estados Unidos, USPSTF, recomienda orientar a los niños y a los adultos jóvenes de piel blanca y de entre 10 y 24 años que reduzcan la exposición a la radiación UV, ya sea del sol o las camas solares, para reducir el riesgo de desarrollar cáncer de piel.
 
Foto tomada de La Prensa Gráfica
 

Un equipo sugiere que fumar no solo provoca arrugas en la piel, sino que también aumentaría el riesgo de desarrollar un tipo de cáncer cutáneo.

Cada año se diagnostican más de 3.5 millones de casos de carcinoma, que es el cáncer de piel más común. Mientras que sus dos formas principales –el carcinoma de células básales y el carcinoma de células escamosas– rara vez son fatales, los investigadores aseguran que están creciendo.

El equipo de Fiona Bath-Hextall, de la Universidad de Nottingham, en Inglaterra, reunió la evidencia disponible de la relación entre el tabaquismo y el cáncer de las células básales y escamosas que comienza en la capa externa de la piel.

Según 14 estudios, los fumadores no registraban tasas más altas de cáncer de las células básales. Pero sí tenían un 52 por ciento más riesgo de desarrollar carcinoma de células escamosas, según seis estudios de distinto tamaño, duración y diseño.

Ese riesgo adicional es similar al que produce la radiación ultravioleta (UV), que es un factor de riesgo conocido del cáncer de células escamosas, como se explica en un comentario sobre el estudio publicado en Archives of Dermatology.

Allí, los doctores Joris Verkouteren y Tamar Nijsten, del Centro Médico de Erasmo, en Rotterdam, Holanda, advierten también que los seis estudios eran pequeños y no necesariamente comparables.

Dado que todos los estudios son observacionales, es imposible determinar con seguridad si el tabaquismo había aumentado el riesgo de desarrollar cáncer de piel. Mientras que ese riesgo era mayor en los fumadores que en los exfumadores, no se observó una relación entre la cantidad de cigarrillos consumidos por día o durante cuánto tiempo habían fumado los participantes.

Sin mayor riesgo de melanoma

Aun así, los investigadores consideran posible que el tabaco cause cáncer de las células basales y Bath-Hextall consideró que los resultados son “otro buen motivo para dejar de fumar”.

La experta recomendó controlarse habitualmente la piel y que los médicos “revisen activamente” a los pacientes con alto riesgo de desarrollar carcinoma de células escamosas, como los fumadores.

Sorpresivamente, los fumadores no tenían mayor riesgo de desarrollar melanoma, el tipo más letal de cáncer de piel. De hecho, algunos estudios habían sugerido que hasta tendría menos posibilidad de hacerlo.

La Comisión Especial de Servicios Preventivos de Estados Unidos (USPSTF, por su nombre en inglés) posee poca información para comparar los riesgos con los beneficios de la pesquisa del cáncer cutáneo.

Con todo, la USPSTF recomienda orientar a los niños y a los adultos jóvenes de piel blanca y de entre 10 y 24 años que reduzcan la exposición a la radiación UV, ya sea del sol o las camas solares, para reducir el riesgo de desarrollar cáncer de piel.

Mientras que los carcinomas de células escamosas y básales son el cáncer de piel más común, el melanoma es el más fatal: en Estados Unidos, provoca unas 9,000 de las aproximadamente 12,000 muertes anuales por cáncer cutáneo, según estima la Sociedad Estadounidense de Oncología.

Nota toma de La Prensa Gráfica

Puedes consultar en http://www.elsalvador.com/mwedh/nota/nota_completa.asp?idCat=47976&idArt=7013367

Anuncios